Me subo el largo de la falda y me instalo detrás de la gasolinera, siempre que la decadencia así lo aconseja.

domingo, 24 de junio de 2012

Yo confieso.


No es miedo.
Es otra cosa.
Es...
Es pánico.
Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario